Affordable luxury

thumb

El mundo de los hoteles de servicio limitado: el affordable luxury

Viendo el reciente éxito de las aerolíneas low cost, no es de extrañar que el modelo de negocio low cost se extrapole a otros sectores. De hecho, durante los últimos años, el mundo de los hoteles de servicio limitado o low cost se ha hecho cada vez más popular. Pero no solo pequeñas cadenas hoteleras u hoteles singulares han optado por este segmento, sino también grandes cadenas han optado por crear una submarca low cost, como es el caso de Marriott y su nueva marca, Moxy.

En el mercado hotelero, el segmento low cost se caracteriza sobre todo por ofrecer estancias a precios competitivos. Dentro de este segmento, muchos de los nuevos hoteles están optando por el concepto de affordable luxury o lujo asequible, a través del cual ofrecen habitaciones y servicios de lujo a precios asequibles.

La mayoría de los clientes pasan entre una y tres noches como máximo en este tipo de hoteles, ya que la mayoría de ellos son: millennials o turistas que se pasan el día explorando la ciudad, aunque, dependiendo de la ubicación, también son hoteles frecuentados por familias y por cliente de negocios.

Pero, ¿cómo consiguen ofrecer precios competitivos?. A partir de nuestra experiencia, the hotel factory ha identificado los aspectos clave en los que estos hoteles consiguen reducir costes:

En primer lugar, la ubicación. La mayoría de los hoteles están situados a la afueras de grandes ciudades, por lo que el precio del alquiler del establecimiento es menor. Sin embargo, estos se suelen ubicar en zonas con una buena comunicación en transporte público y con buenos servicios complementarios en los alrededores (restaurantes, bares, tiendas, etc.) para que la ubicación no suponga un gran inconveniente para el huésped.

En segundo lugar, la creación de habitaciones de tamaño reducido. Esto es posible ya que los hoteles de affordable luxury apuestan por mantener al huésped fuera de la habitación y en lo que realmente invierten es en grandes espacios abiertos y zonas comunes que fomenten la socialización. De la misma manera, para reducir la sensación de agobio del cliente en la habitación, estos hoteles se inclinan por una distribución eficiente, creando baños con concepto abierto y sustituyendo las paredes por cristales transparentes para aumentar la sensación de amplitud.

Además, las habitaciones cuentan con todas las necesidades básicas, pero sin renunciar al lujo y la comodidad que buscan los clientes más exigentes. Se opta por la construcción y el diseño eficientes, utilizando elementos de fácil montaje. Sin embargo, la cama es el componente estrella de la habitación y es, normalmente, el elemento en el que más dinero invierten este tipo de hoteles.

En tercer lugar, los hoteles de servicio limitado optan por tener el mínimo personal posible. Así, buscan empleados proactivos, capaces de realizar diferentes tareas. De hecho, muchos de los establecimientos hoteleros optan por situar la recepción cerca del bar para que los mismos empleados puedan realizar tareas en ambos departamentos en caso de que sea necesario.

Además, para reducir el personal de recepción, la mayoría de hoteles apuestan por el self check-in, donde el cliente realiza su propio check-in a través de un ordenador, aunque siempre cuentan con la ayuda de un empleado en caso de que sea necesario.

Sin embargo, para suplir la falta de personal, los empleados se esfuerzan por interactuar con el cliente y hacerle sentir especial además de vivir una experiencia única.

Por último, también reducen costes en el área de F&B. Los hoteles cuentan con un buffet tipo grab & go para los desayunos con comida de calidad pero poco elaborada y situada en bandejas extraíbles de fácil montaje. No ofrecen almuerzos ni cenas de manera regular, pero, para aquellos huéspedes que lo prefieran, ofrecen comida a la carta en el bar. Dicha comida está elaborada en un horno tipo Merrychef, que permite cocinar diferentes tipos de comidas sin apenas esfuerzo.

Otro punto a destacar que utilizan los hoteles para atraer a más huéspedes y obtener ingresos extras, es común que estos hoteles tengan salas de reuniones o salas de coworking. Estas salas cuentan con la última tecnología y en ellas se ofrecen todo el material de oficina necesario. Adicionalmente, algunos de los hoteles de este segmento cuentan con salas de reuniones con elementos diferenciadores, como es el caso del hotel Hoxton, en Londres, que, una de sus salas cuenta con una cocina que sirve tanto para servirse té o café a media tarde, como para crear cenas y fiestas privadas.

Después de las visitas realizadas a hoteles de Londres y Ámsterdam (destinos referentes en éste segmento), the hotel factory ha identificado tres ejemplos de marcas o cadenas hoteleras internacionales de servicio limitado como best in class de este segmento:

  • CitizenM. Está considerada como precursora en el campo del affordable luxury. El nombre de la cadena proviene de su cliente target, los “ciudadanos móviles”. Se entienden como aquellas personas que no quieren una experiencia en un hotel normal y quieren una habitación sólo para dormir y amplias zonas comunes para divertirse.
  • Moxy. Es la marca más joven de Marriott y está diseñada junto a Ikea. La marca rediseña la tradicional experiencia de hoteles asequibles permitiendo a los huéspedes trabajar, jugar y conectarse mientras están rodeados de un diseño audaz y un estilo contemporáneo.
  • The Student Hotel. Ha creado un concepto novedoso de alojamientos para jóvenes que se presenta como un híbrido entre un hotel y una residencia de estudiantes. En un mismo edificio cuentan con unidades de hotel, apartamentos para cortas estancias y habitaciones para estudiantes, que durante los meses de verano se comercializan como hotel.

En el mercado hotelero español hay poca oferta y mucha demanda. De hecho se trata de un segmento que en el mercado español representa solo el 3,5% de la oferta total (donde destacan las cadenas Room Mate y Casual Hotels, que son de origen nacional), mientras que en países como Francia es casi del 20%. Por ello, el mercado español podría aportar una alta rentabilidad, en comparación con los países de su entorno.

Es por eso que muchas de las grandes cadenas hoteleras internacionales, como EasyHotel, apuestan por España en su próximo proyecto de inversión y se espera que, en los próximos años, se sumen otras grandes empresas se sumen a esta iniciativa.

El sector turístico es un mundo cambiante en el que hay que adaptarse continuamente a las necesidades de los nuevos perfiles de clientes. Actualmente, posicionarse como un hotel de servicio limitado es una oportunidad debido la escasez de hoteles orientados a ese segmento. En the hotel factory analizamos continuamente los cambios y tendencias que se producen en la industria para asesorar a nuestros clientes en proyectos de reposicionamiento y conceptualización. Si tiene cualquier duda o desea conocer más acerca este nuevo segmento, no dude en contactarnos.