Destinos inteligentes

thumb

Vida saludable y hotel, ¿buena combinación?

La sociedad actual se encuentra cada vez más preocupada por tener unos hábitos saludables. Una alimentación sana y una rutina diaria de ejercicios, son prácticas que forman parte del día a día de una gran parte de la población, y eso se extiende también a sus viajes y vacaciones. Los hoteles buscan dar respuesta a esta necesidad creciente, llegando incluso a centrar el concepto del hotel en ofrecer una experiencia deportiva completa.

Tradicionalmente, el servicio de hostelería siempre se ha entendido como la oferta de un espacio donde poder pasar la noche, un lugar para descansar y desconectar. Hoy en día, la hostelería es mucho más que una habitación. Los hoteles buscan un concepto y transmitir a sus clientes una experiencia más que un servicio. De esta tendencia han surgido muchos tipos de hoteles diferentes, ya fueran urbanos o vacacionales, los cuales además persiguen diferenciarse de su competencia ofreciendo lo que no se encuentra en los hoteles convencionales.

Un posicionamiento que encaja perfectamente con la tendencia healthy actual es la apuesta por el deporte. El deporte es una idea que, realmente, es opuesta a la concepción tradicional del hotel como descanso, pero que sin embargo puede ser complementaria al satisfacer la necesidad de entretenimiento y diversión que tenga un cliente que se hospede en él. Pocos hoteles quedan ya sin ofrecer, al menos, un espacio de gimnasio o de entrenamiento para aquel que lo desee, y eso es consecuencia de las conductas adquiridas en la vida cotidiana a todos los niveles. De hecho, la Encuesta Nacional de Salud afirma que más del 65% de la población activa realiza actividad física en un nivel moderado o alto.

Existen muchos casos de éxito de hoteles que han conseguido atraer a un perfil de cliente activo, pudiendo categorizarse en varios grupos:

  • Hoteles con una gran oferta de instalaciones deportivas: 

Estos hoteles tienen el deporte por bandera y concepto principal del hotel. Es uno de los principales focos de atracción para sus clientes, desde equipos deportivos hasta familias que no quieren unas vacaciones exclusivamente de relax y descanso. 

Piscinas olímpicas, pistas de atletismo, tenis, pádel, campos de golf… Hay muchos tipos de deporte distintos que pueden ofrecerse y que serán la mayor experiencia del huésped durante su estancia. Un caso de éxito en esta categoría es el hotel Oliva Nova Beach & Golf Resort, un hotel donde la gama de experiencias deportivas es muy amplia. Este Resort de 5 estrellas, ubicado en primera línea de Oliva (Valencia), es una referencia para el segmento deportivo, destacando su centro ecuestre, 4 campos de fútbol oficiales de césped natural, un campo de golf de 18 hoyos diseñado por Severiano Ballesteros y diversas pistas de tenis y pádel, entre otros. 

  • Hoteles posicionados en el segmento deportivo por sus programas especializados o alguno de sus atributos. 

Es una categoría interesante dado que estos hoteles no necesitan de grandes instalaciones dedicadas al deporte, sino que consiguen mediante detalles como amenities especializadas, servicios y programas específicos para los clientes deportivos, aprovechamiento del entorno o un storytelling muy trabajado transmitir la concepción de hotel activo. 

En estos hoteles, el gimnasio y espacios multifuncionales en los que realizar actividades toman un papel fundamental para crear la mejor experiencia / servicio posible. Para este segmento, el grado de satisfacción irá muy ligado a este momento y con ello la reputación online del hotel.

En este tipo de hoteles, no es necesario que el resto de espacios estén enfocados a la actividad, lo que permite atraer a perfiles de cliente diferentes, no solo al cliente activo. 

Samsara Healthy Holidays (Platja de Muro, Mallorca), con su programa Samsara Body Slim, ha adaptado las instalaciones para poder ofrecer servicios deportivos, un hotel solo adultos que cuenta con programas, que van desde los 2 a los 14 días y que ofrecen a los huéspedes una experiencia saludable que se integra con las actividades al exterior, un reclamo para todos aquellos clientes que, independientemente de su país de origen, buscan realizar actividades al aire libre, por ejemplo, yoga en la playa a primera hora de la mañana, excursiones a la montaña, etc. Todo ello combinado con un menú realizado por nutricionistas expertos que combina ingredientes tendencia y saludables. Sin duda uno de los hoteles en los que poder disfrutar del deporte durante sus vacaciones. 

A finales de 2019, Roxa Hospitality lanzó sus dos nuevas marcas, que junto a Blau Hotels & Resorts integrarían a su portfolio, Sigillum y FIT, este último enfocado al segmento bleisure, en hoteles urbanos y vacacionales, que contará con instalaciones adaptadas a cada uno de los hoteles, por ejemplo grandes gimnasios equipados con la última tecnología y tendencias, box de crossfit, etc. 

Como ejemplo en el segmento urbano, la compañía Artiem ofrece en su hotel de Madrid atributos que, sin llegar a ser un hotel deportivo, refuerzan su posicionamiento en este segmento. Lo que llaman gym in a bag, donde el cliente tiene a su disposición material de entrenamiento para realizar ejercicio en su habitación si así lo desea.

  • Hoteles sin un concepto deportivo, pero orientados al wellness o una oferta  healthy

Puede que lo que busque el cliente sea un lugar donde poder descansar tras realizar ejercicio fuera del hotel, el deporte es una motivación y el hotel es concebido como el lugar para recuperar las energías consumidas, sin que sea necesario contar con una oferta deportiva extensa. En estos casos este segmento puede no ser el cliente principal, pero sí que puede ser un público objetivo con acciones sencillas como promocionar en el propio hotel la oferta complementaria activa del destino.

Una oferta gastronómica equilibrada y sana está muy en línea con el tipo de cliente deseado y será igualmente importante en la satisfacción general del cliente tanto en esta categoría como en las anteriores. Productos frescos, saludables y de temporada, zumos recién exprimidos, materias primas sin conservantes ni aditivos… serán la base sobre la que construir el F&B del hotel y que cubrirán a buen seguro las necesidades de la tendencia healthy / realfooder tanto del cliente activo como de aquellos que no lo sean tanto. 

Un ejemplo muy representativo en cuanto a la gastronomía es el programa B-likeat de la cadena Barceló, quienes han desarrollado un nuevo concepto de desayuno buffet elaborado a base de alimentos orgánicos, de temporada y de proximidad, con lo que consiguen desarrollar las principales tendencias foodie.

Por otro lado, el hotel Gran Tacande de Dreamplace (Tenerife Sur) es un claro caso de éxito en el apartado del wellness. Su programa relax 5 senses ofrece experiencias para los cinco sentidos, definiéndose como “un hotel diseñado para brindarte el descanso perfecto”

Del mismo modo, también destaca el hotel Pula Suites Boutique Resort (Son Servera, Mallorca), que ofrece su “Boutique Spa”, compuesto por circuito de aguas y cabinas de tratamientos con productos “Ecologic Cosmetics, en que recuperar energías después de jugar al golf, un día de ciclismo o un trekking por la vía verde. 

Los hoteles de tipo deportivo son solo un ejemplo de lo que supone un posicionamiento diferente. En the hotel factory llevamos muchos años trabajando en casos de reposicionamiento hotelero a todos los niveles, con lo que conocemos de primera mano las necesidades del mercado y la tendencia cada vez mayor de ofrecer algo distinto para obtener una ventaja competitiva frente a la competencia, dando un plus de satisfacción y experiencia a los huéspedes de nuestros clientes que marca la diferencia.

thumb

Presente y futuro de los destinos inteligentes

El sector turístico se enfrenta a cambios continuos que pueden crear nuevas oportunidades de negocio, en ese contexto surgen los destinos inteligentes. Los destinos inteligentes se trata de espacios innovadores, accesibles y consolidados sobre una infraestructura tecnológica. A través de dicha infraestructura destaca el compromiso con el medioambiente, la cultura y los factores socioeconómicos del destino para gestionar eficientemente los recursos y satisfacer las necesidades de sus residentes. Por ello, en el marco de “FITUR know-how” se desarrolló una ponencia a cargo de Adrián Nogales (Secretario del COIT), Carlos Ventura (Responsable de viajeros de Adif) y José Luis Fernández Carnero (Director General de Estrategia de Televés) que plantearon diversas posturas y desarrollos de los destinos turísticos inteligentes como modelo de negocio.

Para Adrián Nogales, el eje sobre el que debe desarrollarse un destino inteligente son los edificios. Éstos deben sufrir una transición para convertirse en entes inteligentes y entenderlos a través del Internet de las Cosas (IoT en sus siglas en inglés). Los edificios como estaciones de trenes, de autobuses, aeropuertos, hospitales, edificios privados, etc.; deberían ser considerados como un generador de información y datos útiles. Sin embargo, para normalizar dichos objetos es fundamental conectarlos con su ecosistema incluidos todos los bienes y servicios de su alrededor. Una de las claves para interconectar todos los elementos que forman parte de dicho ecosistema es implementar la tecnología 5G y potenciar las comunicaciones inalámbricas.

Uno de los puntos clave para las conexiones de un destino son sus puntos de entrada: como pueden ser las estaciones ferroviarias. Las cuales, Carlos Ventura, en representación de Adif, expuso su papel clave. Se pretende mejorar la experiencia en las estaciones para que sean personales y se adapten a los ciudadanos y a sus necesidades a través del uso del metadato y la interconectividad con los otros objetos inteligentes del área en la que se encuentre. Al igual que el anterior ponente, defiende que las estaciones han de ser nodos de IoT, participando y comunicándose con las ciudades y su entorno.

Esta transformación debe planificarse y realizarse de manera ordenada, visionando las metas y los pasos a seguir uno a uno. Para ello, como motor de este proceso se ha elaborado un plan de acción conjuntamente con el Ministerio de Fomento para detallar cómo usar, producir y proteger los datos y cómo aproximarse a los usuarios.

El objetivo es dotar a los destinos inteligentes de ciertas reglas para anticipar las necesidades de los usuarios y sorprenderlos constantemente, lo cual permitiría un aprendizaje contínuo y un aumento progresivo de la interacción con estos. Cuando un viajero llegue a un destino se le tienen que poder ofrecer las mejores opciones de transporte para cada ocasión además de gestionar el turismo de la ciudad dirigiendo los focos de atención de los turistas en función de la afluencia en cada punto o atracción. Para ello se precisa una normalización que permita dialogar a los entes de todo el ecosistema; enviar y recibir información y ser sensibles a sus cambios, creando un idioma común para entenderse. Sin embargo, debe tenerse claro que para el intercambio de información que se va a producir es necesario establecer unas reglas del juego, las cuales deben basarse en 5 pilares: hiperconectividad, sostenibilidad, seguridad, movilidad y turismo.

Así pues se refuerza la idea de que los destinos turísticos viven actualmente en un marco de transformación y cambio que pretende evolucionar junto con el turista a través de la información. Por ello, José Luis Fernández Carnero (Televés) entiende el destino como una plataforma de gestión la cual debe administrar los principales objetivos de dicha transformación: mejorar la experiencia del turista, anticiparse a sus necesidades, sorprenderlo con la mejor solución y reducir el impacto del turismo en el destino.

Además, la tecnología desarrollada hasta la fecha permite ser más eficientes en cuanto a la gestión y control del gasto, así como en la movilidad.

Esta transformación no comprende solamente a destinos turísticos inteligentes o smart cities, sino que es aplicable a cualquier entidad que tenga una plataforma gestora del turismo capaz de desarrollar dicha estrategia, siempre que se cuente con los datos de los hoteles y agentes implicados. La clave estará en el tratamiento de los datos recopilados con inteligencia artificial (IA), que permitirá un mayor aprovechamiento de éstos. De esta forma, el único requisito para poder poner en marcha dicho proyecto es que el destino esté completamente digitalizado. Con este propósito se debe primero digitalizar lo que se considera la célula básica de los destinos y fuente de información principal, el hotel. El modelo de negocio entonces, estaría en la recopilación de datos en los procesos instalados para la generación de alarmas críticas (incendios, altos niveles de CO2, etc.), proporcionar indicadores de sostenibilidad, funcionar como sensor de contaminación, como unidad de información de consumo de servicios y productos, flujos de tráfico, de afluencia, de saturación, etc.

Todas estas estrategias están apoyadas por las administraciones públicas, las cuales juegan un papel fundamental. En España es la Asociación Española de Normalización (UNE) el organismo que lidera el desarrollo de destinos turísticos a través de Red.es. Los proyectos desarrollados en España han sido reconocidos a nivel internacional, convirtiéndose en referentes para la comunidad europea y global.

Reforzando esta postura se presentó también en FITUR la Red de Destinos Turísticos por Isabel Oliver, Secretaria de Estado de Turismo. Además, hizo una entrega de premios de los ITH Smart Destination Awards a las mejores soluciones tecnológicas para destinos inteligentes en cinco categorías: accesibilidad, interacción turista-residente, promoción y márketing, sostenibilidad y gobernanza. Estos proyectos refuerzan la posición de España como líder en el desarrollo y promoción de los destinos turísticos inteligentes. Se podría concluir, por tanto, que el objetivo final de todo este proceso de digitalización y normalización de los destinos turísticos podría ser el de generar una estrategia de desarrollo de turismo basada en los datos obtenidos por todo el destino de forma global, incorporando nuevas soluciones tecnológicas para potenciar la eficiencia del destino.

Categorías