Segmentación

thumb

Los nuevos buyer persona en la industria hotelera

Cuando una empresa tiene que decidir en qué segmento del mercado quiere poner el foco, es muy importante que esté al día de las novedades que surgen entre los grupos de consumidores del sector que le ocupa.

Para definir el público objetivo que nos concierne, debemos desarrollar el buyer persona, que consiste en realizar una descripción detallada de nuestro cliente potencial basada en sus datos demográficos, su comportamiento y sus motivaciones. De esta manera, será mucho más fácil saber qué necesitan y qué esperan de nuestra empresa para orientar nuestras acciones y, así, satisfacerlos y sorprenderlos.

En uno de los últimos proyectos que hemos realizado en the hotel factory, hemos analizado diferentes tipos de viajeros que existen actualmente y los hemos dividido en tres grandes grupos: Business travellers, Leisure travellers y Long-stay travellers. Dentro del primer grupo, Business travellers, encontramos:

  • Obligation Meeters

De acuerdo con un estudio de Amadeus, dentro de la rama de los bleisure seekers (aquellos que, aunque viajen principalmente por motivos laborales, aprovechan cualquier momento libre para descubrir el destino), están los Obligation Meeters. Su desplazamiento se debe a un evento profesional. Son usuarios de alta tecnología, por lo que buscan flexibilidad y poder trabajar en remoto. A la hora de reservar su viaje, favorecen sistemas de reservas simples con opciones flexibles de cross selling. Además, cabe destacar que suelen ser fieles a una misma marca.

Business-travelers

  • Connected Novice 

En un artículo de AccorHotels, aparece el grupo Connected Novice. Está compuesto por hombres y mujeres con edades comprendidas entre los 22 y los 44 años, que viajan entre 3 y 7 veces al año. También pertenecen a la rama bleisure, con la particularidad de que extienden su estancia para descubrir el destino. Asimismo, planifican su viaje mediante su smartphone y comparten su experiencia en las redes sociales.

  • Digital Nomads

Un estudio realizado por Horwath HTL, identifica el perfil de Digital Nomads como gente que trabaja en remoto mediante el uso de tecnología desde cualquier lugar del mundo. Por este motivo, necesita que el hotel en el que se hospede cuente con espacios de coworking. Además, escogen hoteles que organicen eventos para favorecer la socialización de los huéspedes y locales y que cuenten con una amplia oferta de F&B, con posibilidad de contratar pensión completa. También valorarán instalaciones como gimnasio, cocina compartida, sala de juegos/cine o biblioteca.

En el segundo grupo, Leisure travellers, hemos descubierto perfiles muy distintos:

  • Cultureta

De acuerdo con un artículo redactado por TecnoHotel, el viajero cultureta tiene la intención de descubrir nuevas culturas, desde el patrimonio hasta la gastronomía. Se trata de un segmento formado, en su mayoría, por hombres con un nivel de estudios alto, concienciado con el medio ambiente y la sostenibilidad.

Por otro lado, es interesante destacar que es muy aficionado a las redes sociales y a los blogs especializados. Estos viajeros suelen viajar solos y reservan directamente con la compañía después de haber comparado precios. Asimismo, prefieren contratar servicios sueltos y tienen un presupuesto y duración de viaje más alto que la media.

  • HiperconectadoViajeros-hiperconectados

El mismo artículo de TecnoHotel mencionado en unas líneas más arriba define al viajero hiperconectado como aquel que desea conocer lugares nuevos, con un perfil extremadamente digital y que está al día de las últimas tendencias. Este grupo está compuesto principalmente por hombres con un nivel de estudios medio, que también mantienen un estilo de vida sano en sus vacaciones.

Este tipo de viajero prefiere marcas que le ofrezcan un trato exclusivo y personalizado. Además, es muy activo en redes sociales, donde comparte su día a día y sus viajes. Al igual que el cultureta, el viajero hiperconectado viaja solo y consulta comparadores para sus viajes. No obstante, reserva con más antelación y escoge paquetes dinámicos. En cuanto a sus preferencias en hoteles, valora que sean exclusivos y que ofrezca facilidades de pago.

  • Millennial travellers

Son muchos los estudios acerca de los Millennials como perfil de viajero. Tras haber leído varios informes elaborados por Destination Analysts, Expedia y Travel Bulletin, hemos llegado a varias conclusiones. Los Millennials son, en su mayoría, mujeres de 21 a 36 años que viajan por ocio entre 4 y 5 veces al año con sus padres, amigos, solos o en pareja. Las razones que les impulsan a viajar son reducir estrés y vivir experiencias emocionantes, especialmente si las pueden compartir en redes sociales.

Los Millennials son, por definición, sociables y es por esto que desean relacionarse y vivir experiencias con locales. Además, se trata de un grupo que antepone empresas con valores responsables y sostenibles. Asimismo, están dispuestos a pagar por los servicios de wellness y fitness que ofrezca el hotel.

  • LOHAS (Lifestyle of Health and Sustainability)LOHAS

Varios artículos redactados por Cognodata, Life Time y Danube Competence Center analizan las características de este tipo de viajeros. Los LOHAS se distinguen del resto de consumidores por elegir un estilo de vida sostenible basado en la salud y el cuidado del medio ambiente. Asimismo, se definen como Tech savvys, es decir, utilizan la tecnología y sus smartphones en todas las fases de sus vacaciones.

Su poder adquisitivo es alto y viajan solos o acompañados por sus amigos o parejas. La duración de su estancia suele ser corta y, a la hora de elegir un destino, se basan en la experiencia cultural que vivirán y en la oferta de programas que les ayuden a mantener el equilibrio psicofísico. También valoran que el hotel en el que se alojan ofrezca comida orgánica, productos naturales y suplementos nutricionales.

Llegamos así al último grupo de viajeros: Long-stay travellers, aquellos que buscan un alojamiento que ofrezca las comodidades suficientes y servicios compartidos que favorezcan una larga estancia (viajes con una duración mínima de 6 días). Los motivos que justifican su viaje pueden ser laborales, por necesidad de realizarse algún tratamiento médico o alojamiento temporal durante la reforma de su vivienda. También pueden ser estudiantes que busquen un lugar de residencia.  De acuerdo con un artículo de The Economic Times, estos viajeros prefieren hoteles con instalaciones completas que les hagan sentirse como en casa y con una oferta amplia y personalizada de F&B.

Finalmente, tras haber analizado todos estos perfiles, hemos descubierto que existe una tendencia generalizada a la hora de mantener el estilo de vida saludable durante sus viajes, tanto en su rutina de ejercicio como en los hábitos de alimentación. Asimismo, creemos que la población en general y los viajeros en particular valoran cada vez más a las empresas que sean responsables con el medio ambiente.

Como mencionamos al principio de este post, conocer las necesidades y preferencias de clientes potenciales, y así poder desarrollar el buyer persona, es vital para las empresas que buscan renovar el concepto de sus hoteles, especialmente cuando cada vez existen más segmentos que demandan servicios específicos. En the hotel factory estamos a la última con las novedades y cambios que surgen cada día en el mundo hotelero y, gracias a ello, sabemos cómo ayudar a nuestros clientes a la hora de crear su buyer persona.  Además, tenemos una amplia experiencia en la conceptualización y transformación hotelera, por lo que podemos asesorar a nuestros clientes en el desarrollo de nuevos conceptos, desde smart investment a reposicionamiento completo.

thumb

Tendencia hacia el todo incluido de lujo

El concepto del Todo Incluido, está sufriendo un cambio en su esencia, concepto y aplicación en la industria. Desde the hotel factory, como consultora especializada en segmentación, hablaremos en este nuevo post sobre la nueva tendencia hacia el Todo Incluido de lujo y las best practices del mercado.

Las primeras pinceladas hacia el concepto del Todo Incluido se remontan a los años 30 con la moda de los Holidays Camps Clubs ingleses. Estos clubes constituían grandes fincas en los alrededores de Londres, donde la clase media disfrutaba durante los fines de semana de comida y entretenimiento bajo un precio único. No obstante, las bebidas todavía no estaban incluidas en los paquetes, sino que se pagaban como extras por aquéllos que las consumían.

No fue hasta los años 70 cuando este concepto “All Inclusive” se hizo realmente popular, gracias a los complejos turísticos del Caribe como Club Med, que fueron incorporando y mejorando los servicios en los paquetes vacacionales ofrecidos.

Actualmente en el continente americano, los hoteles que ofertan el Todo Incluido conforman un mercado tan maduro, definido y enfocado que ha dificultado el desarrollo hotelero fuera de dicho segmento en algunos países del Caribe.

El concepto del Todo Incluido fue evolucionando a lo largo del tiempo hasta que los complejos integraron en la reserva vacacional el alojamiento, el desayuno, comida y cena, así como algunas bebidas y entretenimiento. 

Sin embargo, no siempre el “All Inclusive” incorporaba todo tipo de servicios, ya que dependiendo del complejo hotelero, podrían existir limitaciones o exclusiones, que se pagarían como extras: 

  • TI dentro de unas franjas horarias
  • TI no incluye bebidas premium
  • TI disponible en determinadas zonas del hotel

Por tanto, los huéspedes debían comprobar qué era exactamente lo que se encontraba incluido en el paquete y qué no.

El motivo del viaje de aquellos que optaban por reservar este tipo de régimen se concentraba en 3 aspectos:

  • Comodidad: el incentivo de disponer de todos los servicios e instalaciones sin necesidad de abandonar el hotel: restaurantes, bares, piscinas, tiendas… sintiéndose como en casa.
  • Control: buscaban obtener un paquete vacacional por “un mejor precio”, gestionando y controlando el coste sin atender a los consumos que generaban dentro del recinto.
  • Entretenimiento: más aún si el perfil del cliente era familiar, motivaba a los progenitores a acudir a este tipo de hoteles para un mayor descanso y seguridad, dada la alta intensidad de entretención: kids clubs, servicio de guardería, piscinas infantiles, parques acuáticos…

El motivo de viaje para los turistas que disfrutaban del concepto “All Inclusive” ha ido evolucionando a lo largo de los años, relacionando en su comienzos el Todo Incluido con una oferta de cantidad, y no tanto a calidad o sofisticación

Sin embargo cada vez son más los viajeros, ya sean familias o parejas de un mayor poder adquisitivo, que agregan más variables a la motivación de su viaje, centrándose en una mayor calidad de la experiencia, dando lugar a un Todo Incluido de lujo.

Cada vez son más las cadenas proveedoras de estos servicios, que han respondido aumentado los complejos de lujo e incrementando la variedad y calidad de su oferta, dando lugar al nuevo concepto de “unlimited luxury services”, facilitando a los viajeros durante su estancia a no preocuparse de lo que está o no incluido.

Estas cadenas han revolucionado la industria generando servicios diferenciales e innovadores, tratando de buscar una experiencia personalizada de lujo que acerquen a los clientes a la localidad del destino.

Desde the hotel factory se han analizado las principales cadenas que incorporan servicios unlimited.

Best practices, hoteles y nuevas aperturas:

Las best practices del nuevo concepto se expanden a la mayoría de los departamentos “front office” que conforman un hotel y afectan a la experiencia del cliente, teniendo incluidos en la mayoría de los hoteles que lo ofrecen los siguientes servicios e instalaciones:

Gastronomía: ofreciendo experiencias culinarias únicas y de calidad.

  • Muchas de las cartas o menús van de la mano de chefs con reconocimiento mundial o que han sido galardonados con Estrellas Michelin.
  • Room Service 24 horas.
  • Servicio de sommelier con bebidas premium ilimitadas.
  • Servicio de Dine Out sin cargo adicional, ofreciendo la posibilidad de degustar la comida local del destino en uno de los restaurantes recomendados de la localidad.
  • Minibar completo con reposición diaria.

Ubicación y Servicios:

  • Ubicaciones privilegiadas en primera línea de playa.
  • Uso de tumbonas y sombrillas tanto en la playa como en la piscina sin coste adicional.
  • Servicio de cuidado y guarderia de los niños en la playa o instalaciones del hotel. 
  • Amenities de primeras marcas en la habitación.
  • Smart TV con aplicaciones online en todas las habitaciones.

Experiencias:

  • Aventuras y programa de actividades dentro y fuera del hotel diseñadas para todas las edades, a través de las cuales los huéspedes podrán descubrir la historia, la cultura y el día a día de la población local.
  • Instalaciones para niños recreativas a cargo de cuidadores infantiles profesionales.
  • Música en vivo, cine, teatro, actividades acuáticas y una amplia oferta deportiva.

Wellness:

  • Acceso a Spa y gimnasios con equipamiento última tecnología y cardio-fitness, con entrenadores profesionales.
  • Productos de belleza premium.

Como se puede observar, todos los servicios parecen estar incluidos durante la estancia de aquéllos que deciden apostar por este tipo de complejos. Incorporando nuevos y estratégicos elementos diferenciadores y dirigidos a cada perfil de cliente, hacen de éstos resorts únicos frente al resto de hoteles Todo Incluido. Con esta nueva herramienta de ocio, se superan las expectativas de los clientes, incrementando su satisfacción y reputación.

Una de las cadenas referentes en el sector es Ikos Resorts que, como dicen en su web, con sus complejos están tratando de reinventar las vacaciones de lujo.

Otra cadena que promovió el nuevo concepto de lujo es AMResorts una de las empresa de Apple Leisure Group, que actualmente dispone de numerosas marcas microsegmentadas, que incluyen la experiencia Unlimited-Luxury ®.  Por ejemplo disponen de marcas como Secrets Resort & Spa, enfocada a adultos o Reflect Resorts & Spas dirigidas a un público vacacional mucho más familiar. La inclusión de todos estos servicios e instalaciones hacen que los huéspedes que se alojan en dichos hoteles, no tengan que llevar pulsera identificativa de la pensión.

Del mismo modo, otra cadena internacional como Hyatt ha agregado marcas como Hyatt Ziva para todas las edades o Hyatt Zilara exclusivo para adultos, que incluyen servicios de lujo ilimitados.

Sin ir más lejos, también tenemos representación de una marca nacional del concepto, con Paradisus by Melia, cuya fórmula de éxito triunfa en países como Cuba, República Dominicana y México.

Todo incluido de lujoAdemás, según Hosteltur, Marriott International está muy interesado en los complejos de lujo que ofrecen un servicio Todo Incluido. Dada la creciente intensidad demandada, ha anunciado la creación de una plataforma dirigida para este nicho de mercado. La cadena no sólo desea adjuntar su oferta, sino elaborar contratos de gestión estratégicos con promotores hoteleros que planean edificar nuevos complejos de lujo Todo Incluido en Latinoamérica.  Recientemente ha adquirido Elegant Hotels Group, cadena hotelera situada en las islas Barbados. Cuenta con 7 establecimientos y un total de 588 habitaciones, que facilitarán  su proceso de expansión en la industria de la hotelería premium All Inclusive.

La presencia de este tipo de complejos es cada vez mayor, no sólamente en América, sino también al otro lado del océano. Según el informe de la Organización Mundial de Turismo, España fue el segundo país más visitado del mundo durante 2018, con 83 millones de viajeros. Debido al elevado número de viajeros anuales, y país de entrada y nexo al segmento vacacional del Mediterráneo Europeo, España podría encontrarse en un momento esencial para la expansión del segmento Todo Incluido de lujo.

De hecho, algunas cadenas han decidido apostar ya por España incorporando este nuevo concepto de lujo; Ikos Andalusia que tiene prevista su apertura en mayo 2020, o AMResorts que inauguró en Mallorca durante el verano del presente año el primer Secrets Resort en Europa.

Dada la volatilidad y transformación de la oferta y la demanda de la industria, desde the hotel factory, ofrecemos a nuestros clientes la posibilidad de adelantarse, conocer y aplicar las últimas tendencias del mercado, diferenciándose así entre el resto de sus competidores. 

thumb

Crecimiento del modelo Bleisure

El concepto de bleisure se refiere a aquel segmento de clientes que viajan por motivos de negocios, pero complementan su estancia con actividades de ocio, incluso llegando a quedarse en el destino algunos días extra. De hecho, bleisure nace de la combinación de las palabras en inglés business y leisure.

No obstante, antes de indagar en este concepto y sus consecuencias para el sector hotelero, debemos detenernos a hablar brevemente del segmento MICE (Meetings, Incentives, Conventions, Events/Exhibitions). El turismo MICE se ha convertido en uno de los pilares del desarrollo del sector turístico por varios motivos.

El primero de ellos es que se suele producir en fechas inversas al resto del turismo, lo cual supone que lleva una estacionalidad contraria al turista vacacional; esto hace al turismo MICE tremendamente atractivo para el sector, puesto que permite desestacionalizar la demanda y crear estrategias y empleo a largo plazo.

Por otro lado, según un estudio de la Asociación Ibérica de Viajes de Negocio, el turismo de negocios generó, en 2018, unos 20.000 millones de euros, de los cuales un 70% proviene de los desplazamientos que llevan a cabo los empresarios para visitar a sus clientes, mientras que el 30% restante corresponde al turismo MICE. Este segundo grupo incluye a trabajadores de viajan por congresos y eventos, pero que, además, tienden a ampliar su estancia dos o tres días (en el 37% de los casos) y gastan un 32% más de media que aquellos que viajan por ocio (ICCA). 

Estos mismos turistas que amplían su estancia son el origen del concepto de bleisure. Se trata de un perfil de viajero frecuente (el 38% viaja cada dos meses) del ámbito de las tecnologías, finanzas, sanidad, administraciones públicas o educación.

Alfonso del Poyo, vicepresidente de Meliá Hotels International para España, describe al cliente bleisure como “curioso, inquieto y dinámico, le gusta estar al día de las últimas tendencias. Siempre aprovecha al máximo tanto sus momentos de ocio como de trabajo. Para ellos, las líneas entre ocio y negocio se han diluido, siempre quieren estar conectados y seguir con su estilo de vida”.

No obstante, el segmento bleisure no es ninguna novedad, ni muchísimo menos; es una tendencia que se viene desarrollando y de la que los diferentes actores del sector son conscientes desde hace varios años. La novedad ha sido que su peso en los planes estratégicos de los mismos ha aumentado exponencialmente en los últimos años, siendo así un elemento central en la toma de decisiones de estas empresas de cara a nuevos destinos y el reposicionamiento de sus hoteles urbanos.

Desde the hotel factory hemos sido testigos de cómo tanto las grandes cadenas hoteleras como los operadores y propietarios más pequeños han dado una importancia cada vez mayor importancia al segmento MICE y la oferta de actividades de ocio para los clientes del segmento negocios en sus proyectos con nosotros.

El hotel Nakar, en Palma de Mallorca, es un ejemplo de esta tendencia. Disponiendo de una sola sala de 45m2 para reuniones, ha desarrollado toda una oferta para dichos clientes. Para ello han sido esenciales tanto atributos propios del hotel, incluyendo su rooftop en su oferta de eventos y desarrollando servicios gastronómicos como el sunday brunch, como su ubicación privilegiada en el centro de la ciudad. De este modo, el cliente de perfil bleisure ve cubiertas sus necesidades tanto profesionales como de ocio en un solo alojamiento.

Oliva Nova Beach & Golf Hotel también ha querido implementar este modelo colaborando con the hotel factory para la creación de un plan MICE que incluye espacios como su premium rooftop o Plaza Oliva dentro de su catálogo de eventos; estos espacios resultan ideales para el cliente que busca combinar sus necesidades profesionales con un ambiente informal y de ocio. De hecho, queda reflejado el peso que este segmento tiene para el hotel en su propia página web: “con una amplia oferta de actividades de ocio, Oliva Nova es también el lugar indicado para celebraciones y eventos de todo tipo”.

Como hemos mencionado anteriormente, las grandes cadenas hotelera también se han hecho eco del turismo bleisure, destinando una parte importante de sus presupuestos al desarrollo de nuevos conceptos, instalaciones y atributos operativos enfocados al mismo.

Meliá Hotel International, por ejemplo, con su marca más joven, Innside by Meliá, ha logrado con éxito acercarse a este perfil de clientes urbanos a través de atributos diferenciales como el gimnasio abierto 24h con entrenador personal virtual, eventos adaptados a cada ciudad y actividades singulares como ‘escape rooms’ en las habitaciones.

 Otro ejemplo más evidente ha sido la compra por parte de Accor Hotels del 50% de la marca Wojo, una empresa dedicada a la creación y gestión de espacios de “coworking”; se trata de espacios de trabajo en alquiler para empresas o emprendedores que buscan alternativas más económicas. Hace tan solo unas semanas se ultimaba el acuerdo de alquiler del primer activo de la marca en España, un nuevo edificio de 8.300 metros cuadrados que se encuentra en construcción en Barcelona.

Finalmente, las instituciones públicas también han querido sumarse a los esfuerzos por favorecer este tipo de turismo en las grandes urbes. Turismo de Barcelona, por ejemplo, ha tratado de incentivar el turismo MICE promocionando su oferta cultural, de restaurantes y compras. A efectos prácticos, estos esfuerzos se traducen en la elaboración de dossieres de destino y la captación y candidatura de la capital catalana en reuniones profesionales y congresos.

En conclusión, la importancia del bleisure ha venido creciendo durante los últimos años y, previsiblemente, continuará haciéndolo durante los años venideros; debemos tener en cuenta que el mercado laboral se encuentra en un proceso de cambio generacional en el que los “babyboomers” dejan paso a los “millennials”, mucho más propensos y abiertos a viajar por trabajo. Mientras tanto, desde the hotel factory continuaremos apoyando y asesorando a nuestros clientes a la hora de abordar la cuestión del turismo bleisure y MICE en sus planes estratégicos y de reposicionamiento.

thumb

El nuevo sabor donostiarra de la Belle Époque

El esplendor de las mejores épocas ha regresado con fuerza a Donostia. Los inicios de este esplendor se remontan 174 años atrás, cuando en 1845, unos doctores aconsejaron a la reina Isabel II (hija de María Cristina de Borbón) bañarse en las aguas de La Concha como tratamiento para sus problemas de piel. Lo que hasta entonces se consideraba como algo de excéntricos se convirtió en una moda; a partir de ese momento, la alta sociedad comenzó a veranear en el norte.

Años más tarde, María Cristina de Austria, viuda de Alfonso XII (hijo de Isabel II), fue el personaje clave del auge turístico de la ciudad, ya que convirtió San Sebastián en la corte de verano de la corona española.  Se construyeron nuevos edificios con un marcado estilo francés de la Belle Epoque que, junto a los efectos terapéuticos y relajantes de las aguas de la icónica playa de La Concha, atrajeron a otros notables de la época.

A partir de 1961, debido a la inseguridad ciudadana, la demanda turística en San Sebastián decreció. 2011 supuso el renacimiento de la nueva Belle Époque. El turismo volvía a emerger en la mágica ciudad de San Sebastián, pero esta vez, con mucha fuerza. Tanto es así, que según los datos publicados por Exceltur en 2018, San Sebastián se ha situado como primer destino urbano en España con el ADR más alto y el segundo, en cuanto a RevPAR.

Este crecimiento se refleja también en el número de establecimientos abiertos estimados en Donostia. En este gráfico se puede observar como el máximo número de establecimientos abiertos en 2006 fue de 92, mientras que en 2018 se han alcanzado los 154.

Tras un estudio de la ciudad de San Sebastián se prevén nuevas aperturas hoteleras en 2019, por lo que todo apunta a que el destino va a continuar con aquel crecimiento que se paralizó varios años atrás.

Gracias a la colaboración de varios hoteles en el destino, el equipo de the hotel factory ha podido conocer de primera mano el turismo presente en San Sebastián, visitando también los siguientes hoteles

Las visitas realizadas en cada uno de estos hoteles, nos han permitido extraer las siguientes conclusiones en cuanto al perfil del turista en Donostia:

    • Perfil del cliente. Se destacan como nacionalidades predominantes en los hoteles de San Sebastián los franceses, americanos, ingleses y españoles (procedentes de Barcelona y Madrid) que viajan en pareja.

    • Estacionalidad. Así como en la mayoría de destinos de España, San Sebastián muestra su máxima ocupación en los meses de verano. Pero, a diferencia de otros destinos españoles, el mes de septiembre cobra mucha fuerza gracias al festival del cine celebrado en la ciudad. Los hoteleros de los establecimientos colaboradores, nos destacaron que los meses de menor ocupación son enero (exceptuando las festividades) y febrero.

    • Canal de reserva. Las reservas provienen principalmente de canales online como Booking y Expedia, además de un aumento significante de reservas a través de canales directos (web propia, teléfono, mail…).

    • Entre los atributos más valorados por los clientes en los hoteles, se destacaron:

      • Servicio hogareño, expresado por los clientes como la sensación de “sentirse como en casa”. Ejemplos de hoteles en los que los clientes han señalado este atributo como “más valorado” son Heredad de Unanue y Villa Soro.

      • La historia del destino y del edificio ha sido muy bien valorada por el cliente en hoteles como Hotel de Londres y de Inglaterra (el hotel más antiguo y con tradición del destino) y Maria Cristina Luxury Collectioz.

      • La ubicación y en especial las vistas a la playa de La Concha, también son aspectos muy valorados por el cliente en hoteles como Hotel de Londres y de Inglaterra (único hotel en San Sebastián con vistas frontales a la playa) y Lasala Plaza (vistas laterales).

Por último, no hay que olvidar que el gran auge de San Sebastián, ha venido especialmente potenciado por la gastronomía, ese arte y gran seña de identidad de la ciudad donostiarra. San Sebastián es una de las ciudades del mundo con mayor número de estrellas Michelín por metro cuadrado (solo por detrás de Kyoto, Japón, y muy por delante de ciudades como París o Lyon). La ciudad cuenta con 6 restaurantes Michelín, dos de ellos con 3* (Akelarre y Arzak) y los cuatro restantes con 1* (Eme Be Garrote, Amelia, Kokotxa y El Mirador de Ulía).

La gastronomía del destino no sólo empuja a una clientela Michelín; si no que también atrae a otro tipo de público que va en busca de los tesoros gastronómicos de Donostia, los famosos pintxos, concepto tradicional que ha ido evolucionando hasta convertirse en alta cocina hecha miniatura.

En conclusión, San Sebastián, un destino castigado durante muchos años, ha conseguido recuperarse exitosamente y triunfar como destino durante los últimos años gracias al gran potencial turístico que posee con atractivos como la historia, la famosa playa de La Concha y el arte de la gastronomía, entre otros.

En the hotel factory analizamos continuamente los cambios y tendencias que se producen en la industria para asesorar a nuestros clientes en proyectos de reposicionamiento y conceptualización. Si tiene cualquier duda o desea conocer más acerca este nuevo segmento, no dude en contactarnos.

thumb

El futuro de la hostelería: los hoteles destino

A la hora de elegir las vacaciones se abre un universo de opciones en las que elegir. El mundo está lleno de rincones que merece la pena descubrir y a gusto de todo tipo de consumidores. Aunque últimamente se da el hecho de que el destino ya no es lo más importante; el factor clave que hace que uno se decante por el lugar donde viajar es el alojamiento, estos son los llamados hoteles destino.

Los hoteles destino son lugares únicos que, por varios factores, no se pueden encontrar en otras partes del mundo. Desde the hotel factory hemos analizado los factores que hacen que un hotel no sea solamente donde alojarte cuando vas de vacaciones, sino que el hotel sea el motivo del viaje en sí.

Los 5 factores que cabe destacar para que un hotel sea un hotel destino, son los siguientes:

1- Segmentación

La segmentación es el principal factor para crear estos hoteles destino, esta estrategia consiste en crear hoteles con una serie de características que los hagan atractivos para determinados segmentos de la sociedad. No todos los hoteles llaman la atención de todas las personas, es necesario focalizar en un tipo de público determinado como pueden ser: hoteles para millennials, hoteles musicales, hoteles para gamers..  

 

2- Localización

Un faro en pleno Finisterre, un iglú en lo más alto de las montañas de Aramón… Lo importante no es el destino en sí, sino la localización. Si el objetivo es ir a esquiar, hay decenas de hoteles, pero si tu intención es querer dormir en lo más alto de la montaña, las opciones ya se reducen a solamente una y más si se le añade el factor de ser un hotel iglú. Ubicar tu hotel en un lugar único es uno de los factores más importantes para conseguir un hotel destino.

 

3- Experiencias y personalización

Teniendo en cuenta el ajetreo del día a día, cuando llega el momento de irse de vacaciones son muchas las personas que buscan vivir cosas nuevas, que salgan de su rutina habitual y que estén personalizadas. Estas experiencias pueden ser dentro o fuera del hotel. Es por eso que muchas veces este es el driver principal en la búsqueda de las vacaciones. Ver las estrellas se puede realizar desde muchos puntos de la geografía y diariamente; pero dormir bajo las estrellas en una habitación burbuja situada en el desierto de Bardenas no se puede hacer todos los días.

 

4- Arquitectura

El diseño y la arquitectura que tenga el hotel va a ser otro reclamo importante para el cliente. Dentro de este punto hay varios factores que influyen:

  • Artista conocido: Frank Gehry o Santiago Calatrava son famosos arquitectos reconocidos internacionalmente por obras como el Guggenheim o el edificio del banco DG en Berlín, en el caso del primero, o la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia en el caso del segundo. Contar con una de sus obras en tu ciudad ya es un reclamo, pero si además, el hotel ha sido diseñado por ellos, este se convierte en destino. Como es el caso del Hotel-Bodega Marqués de Riscal o el Hotel Ayre de Oviedo.

  • Arquitectura histórica: No todos los días se tiene la oportunidad de dormir en un castillo medieval, en un convento del siglo XVII remodelado o en un antiguo sanatorio mental. Hay hoteles en edificios históricos que solamente por la historia que tienen detràs, son un destino.

  • Arquitectura singular: no hace falta tener un hotel diseñado por algún arquitecto conocido ni estar en un edificio del siglo XII, hay construcciones modernas que por su diseño vanguardista o su minimalismo las hacen especiales.

5- Gastronomía

La gastronomía es la variable más fàcil de modificar y que puede hacer que tu hotel pase de ser uno más en el destino a ser un hotel destino.

Para llegar a ser un referente en la gastronomía, es importante apostar por una oferta de F&B llamativa y con renombre. Es por eso que muchos hoteles aprovechan y abren sus puertas integrando algún restaurante de Estrella Michelin o ceden su cocina a estos cocineros. Hay numerosos ejemplos como puede ser el Restaurante Akelarre, con el hotel de lujo del mismo nombre o la reciente apertura del Hotel Sants Metges, en el cual el chef Jordi Cruz ha abierto su nuevo restaurante, Atempo.

 

En the hotel factory, creemos que hoy en día es muy importante diferenciar tu hotel debido a la alta oferta que hay en todos los destinos, es por eso que conseguir ser un hotel destino puede ser la clave de éxito de tu negocio.

 

thumb

Actualidad en el mercado inmobiliario de las residencias universitarias

En los últimos años, debido al auge de la realización de estudios universitarios en un lugar ajeno a la residencia habitual han tenido como consecuencia un incremento en la demanda de plazas de alojamiento para largas temporadas. Tanto alumnos como profesores se han visto obligados a buscar alojamientos que compaginen las comodidades de una vivienda tradicional con las necesidades de socialización asociadas, habitualmente, a un cambio de lugar de residencia y a un comienzo de una etapa tan importante como los estudios universitarios. Siendo las residencias universitarias una de las opciones más destacadas.

A nivel nacional, las comunidades autónomas con mayor número de estudiantes de Grado, Máster y Doctorado son Madrid (291.199 personas), Cataluña (248.172 personas) y Andalucía (242.569 personas).  

El residente puede elegir entre distintos tipos de centro: masculinos (13% del mercado), femeninos (20%) o espacios mixtos que tienen una cuota del 67% de las residencias en Madrid.

Desde the hotel factory se ha llevado a cabo un estudio acerca de la oferta y demanda de residencias universitarias en la Comunidad Autónoma de Madrid y se ha concluido en una serie de tendencias presentes en el mercado actual.

En particular el mercado madrileño está viendo grandes inversiones que muestran la importancia en el mercado inmobiliario de este tipo de activos. Con las recientes aperturas en la capital (Collegiate Aravaca, HUBR Don Ramón, Youniq, Nexo Claraval…) y la compra del edificio “La imprenta” en la cuesta de San Vicente por parte de The Student Hotel para reconvertirlo en residencia universitaria con 300 camas, se ha podido concluir que el sector está en auge.

Todas estas residencias de nueva planta, así como las que se están reformando actualmente presentan un modelo y unos atributos que hemos podido identificar; a saber:

  1. Arquitectura y diseño disruptivo

Todas las residencias de nueva construcción o aquellas que se han reformado inspiran sus edificios en las últimas tendencias de vanguardia europeas. Así se encuentran ejemplos de edificios 100% sostenibles con características innovadoras en sus instalaciones como detectores de presencia, luces LED, cubos de reciclaje en las habitaciones, controles de acceso magnéticos…

  1. Gimnasio y piscina

Cada vez obtiene más relevancia los espacios comunes donde socializar y por ello se incorporan terrazas exteriores equipadas con tumbonas, sillas, mesas y con piscinas al aire libre, cuando el espacio lo permite. Además, las residencias incorporan gimnasios donde poder mantenerse en forma y así promover un estilo de vida healthy entre los residentes.

  1. Espacios de coworking

Debido a la evolución del plan de estudios universitario, Bolonia, adaptado ya en todas las universidades, los estudiantes necesitan realizar cada vez más trabajos en grupo en comparación con el plan antiguo que promovía el estudio individual.

Por ello, las salas de estudio o bibliotecas cada vez ocupan menos espacio en las residencias, dejando lugar a los espacios de coworking para la realización de trabajos grupales, donde también pueden acceder no residentes.

  1. Facturas incluidas

Las residencias universitarias ofrecen a sus huéspedes la comodidad de efectuar un pago mensual único, en el que se incluyen todas las facturas para mayor comodidad. Para los progenitores, esto supone una tranquilidad añadida ya que no tendrán sorpresas a finales de mes por consumos variables como pueden ser la calefacción o el aire acondicionado.

Si el huésped lo desea, en algunas residencias, se pueden contratar servicios extra de limpieza, lavandería o electrodomésticos como si se tratase de una estancia en un hotel.

  1. Vigilancia las 24h

Otro atractivo común a prácticamente todas las residencias universitarias es la vigilancia contínua mediante sistemas de cámaras CCTV ubicadas por toda la propiedad. Además la mayoría disponen de conserjes, recepcionistas o vigilantes que realizan el turno de noche para garantizar la tranquilidad de los residentes.

Desde the hotel factory estamos continuamente ampliando nuestros conocimientos dentro del sector turístico y de las nuevas tendencias en el mercado, por lo que si tiene algún proyecto en mente no dude en ponerse en contacto con nuestro equipo en Madrid o Palma para garantizar el mejor asesoramiento del mercado.

thumb

Campings, descubriendo un sector

Queriendo estar siempre al día de las nuevas tendencias, the hotel factory  ha estudiado el sector del camping. Para ello, se han realizado visitas a diferentes campings de Alicante y Almería. De estas, así como del trabajo de desktop research realizado, se han podido extraer las siguientes conclusiones:

  • Mercado de origen. Es importante conocer el mercado de origen de los clientes, para así poder adaptar los servicios, el entretenimiento, las instalaciones… the hotel factory ha concluido que los principales mercados en este tipo de alojamiento son:

    • En temporada de verano: España y Francia.
    • En temporada de invierno: Reino Unido y Holanda.
  • Perfil del cliente. Aunque el perfil del cliente puede diferir de un camping a otro, incluso de un destino a otro, distinguimos dos tipologías de clientes:
    • Vacacionales: Son aquellos que residen menos de 3 meses y realizan su estancia durante la temporada de verano.
    • Residenciales: Son aquellos que residen en los campings con su propia caravana, autocaravana o bungalows, exceptuando los meses de verano, durante los cuales regresan a su país de origen.

Existen campings que se adaptan a ambos tipos de clientes como el Camping Villamar en Benidorm, y algunos que son únicamente residenciales como el Grand Oasis en Turre. En nuestro estudio no hemos localizado ningún camping que tenga un enfoque 100% a un cliente vacacional.   

  • Clasificación. Al igual que el resto de alojamientos turísticos, los campings disponen de un sistema de clasificación. El sistema divide los campings por categorías dependiendo de los servicios e instalaciones que disponen. La clasificación es la siguiente: lujo, primera, segunda y tercera categoría. Dichas categorías equivalen a 5, 4, 3 y 2 estrellas hoteleras respectivamente.

Cabe destacar, que según lo observado en los dos destinos visitados, el sistema de clasificación ha sido modificado. El cambio ha consistido en que la clasificación pasa a ser por estrellas, en vez de por categorías, con el objetivo de homogeneizar la clasificación de los campings españoles con los europeos.

  • Campings temáticos. Hemos podido observar la existencia de campings temáticos, cuya oferta de servicios e instalaciones son diseñadas para satisfacer las necesidades específicas de un colectivo determinado. Así pues, de nuestras visitas y desktop research podemos destacar, entre otras, las siguientes temáticas:

 

  • Comercialización. Así como en el resto de alojamientos turísticos, para que el servicio llegue al consumidor final, será necesaria la presencia en diferentes canales de comercialización como touroperadores, OTA’s, metabuscadores… Por lo que hemos podido observar, la gran mayoría de los campings se venden a través de:

    • Canales generales:
      • Propios (página web, teléfono, email…)
      • OTA’s tradicionales (Booking, Expedia…).
    • Canales especializados:
      • TTOO especializados, señalamos, entre otros muchos, Camping and Co., Homair camping-villages y Happy Camp
      • Canales online especializados, destacan Pitchup, Campingsonline y Campingsnavigator
    • Ferias:
      • Es común que los campings participen en diferentes ferias. A continuación, se muestran algunos ejemplos:
        • Especializadas en campings:
          • Nacionales: Salón Internacional Caravaning
          • Internacionales: Kampeer & Caravana
        • Especializadas en turismo:
          • Nacionales: FITUR
          • Internacionales: CMT
  • Tipos de alojamiento. Durante las visitas y el desktop research hemos podido observar que los campings y glampings dividen su superficie en dos zonas: una dedicada a parcelas y otra a otros tipos de alojamiento.

      • La zona de parcelas puede ser ocupada por autocaravanas, caravanas, tiendas de campaña y se les pueden añadir extras como el coche, la moto, etc.
      • En la zona de alojamientos se han podido llegar a distinguir los siguientes tipos de hospedaje:

        • Bungalows
        • Mobil Home
        • Comanches
        • Tienda
        • Yurtas
        • Tipis
        • Tiendas safari
        • Barrel House
        • Casa en los árboles
        • Eco-lodge
        • Iglú
        • Bubble house

         

         

     
  • Servicios e instalaciones. Como hemos comentado en el apartado “clasificación”, los servicios e instalaciones son los que determinan la categoría de los campings. Cada comunidad autónoma cuenta con su propia legislación que detalla, por categoría, aquellos requisitos obligatorios en cuanto a los servicios e instalaciones. Durante las visitas realizadas, hemos percibido que, en general, los campings cuentan con:

    • Edificaciones como recepción, supermercados, cafetería…
    • Instalaciones higiénicas como WC, lavabos, duchas, lavandería…
    • Otras instalaciones como fuentes de agua potable, instalaciones deportivas, parques infantiles, piscinas…
    • Servicios como seguridad, limpieza, animación, primeros auxilios…

Las nuevas especialidades y, en concreto, la nueva apuesta por los innovadores campings de lujo, están situando a este sector entre las primeras opciones de alojamiento dentro del amplio abanico de posibilidades que el turista tiene a su disposición. 

En the hotel factory estamos en continuo contacto con las principales innovaciones en el sector de la hostelería para garantizar al cliente un producto diferenciado del resto de la oferta y acorde a las nuevas tendencias que se originan en el mercado. Si desea conocer más información en cuanto al sector de los campings, no dude en contactar con nosotros y solicitarnos asesoramiento.

thumb

La evolución del camping, un sector en auge

El camping, ese viejo actor en el sector del alojamiento, que se reivindica y vuelve con fuerzas para quedarse. Desde the hotel factory rememoramos sus inicios y analizamos la actualidad de este modelo de alojamiento en auge.

El origen del concepto se remonta a la prehistoria. Por aquel entonces, la búsqueda de alimentos obligaba al ser humano a desplazarse de un lado a otro para su supervivencia, disponiendo de pequeñas tiendas de campaña fáciles de transportar, hechas con pieles de animales, grandes hojas caídas de los árboles y palos.

En la actualidad este sector del alojamiento sigue representando, si bien en versión mejorada, la antigua práctica nómada. Aunque la supervivencia no sea el motivo, hoy en día es mucha la gente que decide vivir de un lado a otro sin una residencia permanente gracias al continuo crecimiento de los campings. Esta modalidad de alojamiento no sólo está sirviendo de utilidad para aquellos grupos de gente con una mentalidad nómada, sino que ha pasado a convertirse en una opción vacacional o residencial para algunos segmentos.

Además del concepto, muchos campings actuales han integrado y recuperado algunos tipos de hospedaje históricos como las tradicionales tiendas de campaña, las yurtas, los tipis…

Yurtas


Tipis

El crecimiento de este sector del alojamiento en España queda reflejado en los siguientes gráficos, en los que se observa una tendencia positiva tanto en número de viajeros como en pernoctaciones en los últimos 18 años. Además, según INE, respecto a 2016, los campings en España han contabilizado un incremento del 6,7% en pernoctaciones, un aumento del 4,2% en el número de parcelas ofertadas y una subida del 3,4% en la ocupación de fin de semana. Un dato de especial interés, aportado por la Asociación Española de la Industria y Comercio del Caravaning, es el del incremento de las matriculaciones de autocaravanas que ha alcanzado cifras de hasta el 40%, en los últimos dos años.

La evolución positiva de los últimos años en este sector no se ve únicamente reflejada en el crecimiento de las variables sino también en el nacimiento de nuevas especialidades de campings. Todas estas especialidades surgen por petición de los propios campistas, quienes buscan nuevas experiencias. Por ejemplo, hoy en día, los campistas dejan de conformarse con un simple camping de 3* y buscan una experiencia más lujosa, de ahí el nacimiento del glamping, una combinación de “glamour” con “camping”. Otro de los ejemplo de estas nuevas especialidades podrían ser los campings temáticos, destacando entre ellos  aquellos con parques acuáticos, donde la animación y las atracciones se mezclan con la propia experiencia del alojamiento.

 

 

 

 

 

 

La tendencia a nivel mundial de los campings sigue creciendo y, aunque España cuenta actualmente con 513 campings, aún queda mucho por recorrer si lo comparamos con otros destinos europeos como Francia, Alemania y Holanda que alcanzan los 2.785, 1.153 y 1.115 campings respectivamente. Prevemos que la tendencia de este segmento seguirá creciendo en los próximos años y que España conseguirá ofrecer una oferta diferencial y situarse entre los principales destinos escogidos por los campistas.

Dejando a parte la evolución del camping, en el próximo post se explicarán algunos conocimientos y conclusiones de este sector tras haber realizado un desktop research y haber visitado “in situ” diferentes campings en España.

thumb

Sobre millennials y los hoteles que están al llegar

El turismo que viene tiene un principal protagonista: los millennials, este perfil de cliente social, libre y nativo digital ha llegado para quedarse. Tanto es así que los hoteles están empezando a cambiar su concepto: recepcionistas-concierge reales y locales, habitaciones together, experiencias Open house y cocinas colaborativas son solo un breve avance de lo que está apunto de llegar para revolucionar la industria turística.

¿Qué hacer cuando las necesidades de los huéspedes cambian radicalmente de una generación a otra? Eso es lo que muchos empresarios de la industria del turismo se plantean tras conocer que el 20% de los viajeros a nivel mundial son millennials, y que además se estime que su ritmo de viaje aumente en un 50% para 2020. En este post construiremos el hotel del futuro en base a este perfil que ha irrumpido en el sector turístico y ha cambiado la percepción tradicional de ver un hotel.

Antes de empezar a construir el hotel del futuro, hay que analizar los hábitos y entender la visión de turismo de esta generación, desde cómo nace la idea y planificación del viaje, hasta su percepción de post estancia.

Cuando se habla de millennials, Generación Y o Generación Peter Pan, se habla del grupo de personas que nacieron entre el año 1985 y el año 2000. Su identidad cultural se basa en la personalidad crítica, el pensamiento estratégico, la autonomía y la libertad. Se trata de personas nacidas en la era digital, por lo que son nativos en ese campo, tanto es así que han desarrollado un comportamiento multitasking, o lo que es lo mismo, son capaces de utilizar varios canales a la vez. Son sociables y les gusta compartir todo en las redes sociales, un aspecto que deriva en exigencia y muchas veces en nomofobia (appdictos).

Cuando se trata de viajes, su comportamiento apenas varía. Ese grado de sociabilidad y conexión humana en un mundo tan globalizado permite aumentar el círculo de amistad a todo el planeta. Esto a su vez permite conocer nuevos destinos a través de recomendaciones de amigos o conocidos, es por ello que la experiencia del viaje cada vez se encuentra más personalizada.

Se buscan viajes personalizados a preferencias y presupuestos, donde coleccionar experiencias más allá de lo material. Se trata inmersión en la cultura local, de un viaje con sentido en lugar de consentido, se trata de viajes social-care en ambientes eco-friendly, se trata de explorar, de coleccionar experiencias y compartirlas, pero sobre todo se trata de viajar, el destino y la fecha pasan a un nivel secundario.

La forma de planificar los viajes también empieza a cambiar. La irrupción de la era digital trae de la mano nuevas herramientas para gestionar los viajes. Según un estudio realizado por Google, el 41% de los millennials declara haber usado el smartphone para comprar vuelos, algo que solo admite el 25% de sus antecesores. Este mismo estudio muestra también que un 66% de millennials se siente cómodo planificando los detalles de un viaje a través de smartphones, por un 33% de sus antecesores. El mercado no se ha quedado atrás y las empresas más punteras a nivel de reservas de viajes, vuelos y hoteles están apostando fuertemente por las aplicaciones para que la experiencia del cliente al realizar una reserva a través de un smartphone, sea igual de sencilla, completa y cómoda que a través de un laptop.

Conocidos los hábitos de esta generación, desde the hotel factory construimos el hotel ideal para cubrir las necesidades de este perfil. En este post mostraremos los principales atributos sobre los que basarse de cara a ser competitivo en este segmento.

La recepción se reinventa hacia un espacio abierto donde los recepcionistas-concierge, gente real y local, conectan con los huéspedes en una atmósfera cercana e informal. Se apuesta por recepciones panales, convenios con empresas de car sharing, procesos de pre check-in, flexibilidad en los horarios y espacios cozy, en detrimento de mostradores-barrera y recepcionistas con la única función de hacer check-in y check-out.

Con las habitaciones ocurre algo similar, se eliminan escritorios, bedding y decoración anticuada y los baños cerrados, y se apuesta por espacios para socializar, duchas modernas y abiertas, puntos de carga y cargadores por toda la habitación, playlists de música personalizada a los gustos de los huéspedes, habitaciones together: área que permite unificar habitaciones mediante estructuras modulares, y la tecnología más puntera de la mano de Amazon Echo que mediante comandos de voz ejecuta tareas en la habitación al más puro estilo “Siri”.

Cuando se hable de zonas comunes, se hablará de zonas comunales, es decir, espacios slow-life que trasladarán a cada huésped al salón de su casa. La socialización pasa a ser un pilar en estos hoteles y por ello se eliminan las barreras arquitectónicas, los business centre cerrados y los horarios limitados para dar paso a open spaces, espacios inteligentes, espacios bleisure (business + leisure), instalaciones instagrameables de diseño posmoderno donde predominen materiales ecológicos, además de espacios musicales, para runners, para juegos, bibliotecas…

Los puntos de F&B también cambian en esta renovación del concepto de hotel, desaparece la decoración con comida, los uniformes antiguos, la figura del maître tradicional y se disminuye la restricción de horarios. Por otro lado aparecen las cocinas colaborativas, los eventos culinarios sociales (Food trucks, boozy classes, degustación…), la comida con beneficios (comercio justo, healthy), convenios con empresas de fooddelivery (Glovo, Deliveroo…), hostess que acompañan a espacios self-service y barras con batidos healthy y smoothies en diferentes puntos del hotel.

La animación se centra de nuevo en la socialización y la potenciación del contacto entre los huéspedes. La tendencia se basa en la idea Open house: personalización de los servicios hacia experiencias inmersivas en comunidades locales, se buscan experiencias compartidas únicas en el destino a visitar. Para fomentar la sociabilidad entre los huéspedes se apuestan por app sociales propias del hotel, por clases colectivas de actividades healthy (yoga, zumba…) y por entretenimiento en el lobby mediante mesas de pingpong o billares. La tecnología adquiere un papel importante en el servicio de habitaciones ya que se apuesta por el whatsapp como canal de comunicación con los huéspedes, otorgando así un servicio más fresco y cercano.

Se apuesta fuertemente por los servicios de pre y post estancia. En relación a la pre estancia se dejan de lado los emails intrusivos y las conversaciones estándar y el enfoque se centra en nuevas narrativas publicitarias que reflejen la labor social y la filosofía sostenible del hotel, en facilitar la experiencia digital, en comunicar los  eventos locales que se celebren durante la fecha de la estancia y sobre todo en breves formularios que permitan al hotel conocer las preferencias de los huéspedes para personalizar al máximo la experiencia del mismo. En cuanto a la post estancia, el contacto y el trato con el cliente es similar al descrito, sin embargo el enfoque se centra en la fidelización de los clientes. Para ello se propone crear un CRM dónde registrar las preferencias de estos clientes para que el email de post estancia se encuentre lo más personalizado posible, así como las posteriores ofertas que se manden en diferentes momentos estratégicos del año.  Se propone también incentivar la participación en las redes sociales mediante sorteos de estancias y vouchers o mediante la creación de una galería de fotos en la web del hotel «Guest pictures« con el # del hotel.

Hoy en día, la industria del turismo se encuentra en constante cambio, y los hoteles deben enfocar su estrategia en cubrir las necesidades de los huéspedes que están al llegar para garantizar el éxito en su devenir. En the hotel factory estamos en continuo contacto con las principales innovaciones en el sector hostelero para garantizar al cliente un producto diferenciado del resto de la oferta y acorde a las nuevas tendencias que se originan en el mercado. Si desea conocer más información en cuanto a la importancia de la conceptualización en el sector hostelero y sobre nuestros proyectos de reposicionamiento, no dude en contactar con nosotros y solicitarnos asesoramiento.

thumb

Las regiones vitivinícolas de España, tierras de oportunidades

El desarrollo del turismo en las regiones vitícolas ha ido creciendo en los últimos años, incrementándose en un 24% en 2017 y alcanzando un valor superior a 67 millones de euros. Poco a poco se está creando una nueva tendencia que, de seguir así, pronto pondrá a España como uno de los líderes del Enoturismo en Europa.

Un ronroneo discreto acompaña el canto de los grillos en las regiones vitícolas de España. El éxito de la tendencia en auge del enoturismo se propaga en el país y convierte cada vez más turistas, interesados en conocer la esencia de esas regiones por su vinculación al mundo del vino.

La Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN) confirma la tendencia en alza del enoturismo y nos informa que el impacto económico generado por el enoturismo en las rutas de vino de España se ha incrementado en un 24% en 2017, alcanzando un valor superior a 67 millones de euros. El número de turistas que han visitado las bodegas y los museos de las rutas del vino de España ha crecido por un 18% en este mismo año, registrando más de 3,2 Millones de visitas, lo cual demuestra un interés creciente para este tipo de turismo.

El turismo en las regiones vitícolas presenta una estacionalidad particular y menos marcada que en otros tipos de turismo. Los meses de octubre y abril suelen conocer la mayor afluencia de visitantes del año, seguidos por mayo y septiembre. Los meses de verano también registran cifras positivas y por primera vez, el número de visitas realizadas en agosto supera la afluencia de todos los otros meses del año.

Con el desarrollo del turismo en las regiones vitícolas, ya no basta con abrir sus puertas a los clientes y presentar los aspectos técnicos de la producción de vino, sino que desde las pequeñas bodegas a las grandes explotaciones vinícolas, todos han tenido que profesionalizarse en los aspectos turísticos para sacar provecho de este negocio complementario. Además de adaptar las infraestructuras para recibir flujos de turistas, los actores del enoturismo han debido formar su personal al servicio al cliente, extender el alcance de su departamento comercial y crear una oferta complementaria atractiva.

El mundo del vino cuenta con muchos atractivos que los profesionales del enoturismo han sabido aprovechar para establecer una oferta amplia y diversificada seduciendo a la vez los principiantes y connaisseurs de la cultura vitícola. Ahora los productores ofrecen del alojamiento a la degustación de vinos y productos locales, pasando por paseos entre los viñedos y visitas de las bodegas, explicando los procesos de producción de los vinos. Los turistas más sedientos de aprender los  secretos de la dicha bebida pueden asistir a cursos de enología.

Los clientes objetivos de este tipo de turismo son las parejas o grupos reducidos de amigos residentes españoles. En los últimos años ha incrementado la proporción del número de mujeres llegando a superar al género masculino a día de hoy. En cuanto a la edad de los enoturistas, la franja predominante es la de 46 a 65 años, aunque se observa un interés creciendo de los 36-45 años y de los 26-35 años.

La estancia media de los clientes del enoturismo es de 2,65 días, debido a que los enoturistas suelen viajar en coche para puentes o fin de semanas. Un 54% de ellos se alojan en el destino, mayormente en hoteles de 4 estrellas (25%) y 3 estrellas (21%). Los clientes de esos hoteles hacen la reserva entre una semana y un mes antes de la estancia.

El nivel de gasto medio en este tipo de turismo es superior al promedio del turista nacional e internacional con un valor de 156,6 euros. En un segmento cada vez más competitivo, los actores del enoturismo tendrán que abordar una serie de retos inherentes a la evolución del sector. El primero de ellos es la transformación digital. Hoy en día el enoturismo encuentra en las redes sociales, las tabletas, los smartphones y sus aplicaciones oportunidades de desarrollo y de diferenciación.

Los aficionados de la cultura del vino intercambian a través de las redes sociales, una oportunidad para los actores del turismo en las regiones vitícolas de identificar e interactuar con su público objetivo de manera eficaz y al menor coste. Por otra parte, la era digital está cambiando la tradicional visita guiada de las bodegas y otras explotaciones vitícolas con el uso extenso de los smartphones, de sus aplicaciones, de la geolocalización y de los códigos QR.

El reto de los profesionales del enoturismo, si quieren prosperar en este negocio, será el saber incorporar las últimas tendencias tecnológicas sin dañar la autenticidad de la experiencia que los clientes vienen buscar en esas regiones.

El otro desafío que se presenta en la vía de desarrollo del enoturismo en España es la promoción de sus regiones vitícolas al nivel internacional. Si la clientela de este tipo de turismo permanece dominada por los clientes españoles, existe un real potencial para extender los mercados extranjeros. Las iniciativas individuales de los productores para expandir la reputación de los vinos españoles se multiplican, pero la clave para atraer los clientes de los destinos emblemáticos del enoturismo como Burdeos y Toscana se basa en una mejor colaboración entre los diferentes actores del sector vitivinícola y del turismo en primer lugar y una mayor participación del Estado en la promoción de sus regiones vinícolas por otra parte.

Con casi 1 millón de hectáreas de viñedo, España es el país europeo con más superficie destinada a la producción de uva para el vino. El patrimonio cultural español, combinado con la riqueza de su gastronomía y la belleza de sus regiones vitícolas suman a los atractivos que deben hacer de España el líder del Enoturismo en Europa, que, sin lugar a dudas, seguirá creciendo en los próximos años si saca provecho de las oportunidades y aborda los retos que han moldeado el sector en los últimos años.

Categorías